Blog

La psicosomática como herramienta holística

La medicina psicosomática estudia la expresión de un conflicto emocional a través de síntomas físicos y la influencia de la psique en nuestro cuerpo.

Y ¿a dónde nos lleva esta definición de diccionario? ¿Por qué será que siempre acabamos en el mismo punto? No existe un yo separado del todo como tampoco existe un cuerpo separado de la mente y del alma. Todas las partes forman una, y entre ellas se relacionan e influyen. Cuando integramos esta manera de percibirnos y entender la salud y el bienestar, ahí es cuando la psicosomática cobra sentido.

Siempre he observado la influencia de lo mental y emocional sobre nuestro cuerpo, y es algo evidente que cuanto más estables nos sentimos, cuanta más paz y consciencia tranquila tenemos, mejor nos encontramos. Y es que nuestra fuerza vital es esto, es el equilibrio de todas nuestras dimensiones. Esto es un hecho que como naturópata no paro corroborar, y es que un porcentaje muy elevado de los clientes que llegan a mi consulta por asuntos fisiológicos acaban revelando un conflicto emocional de raíz.

Gracias al enfoque psicosomático y a grandes figuras como Hamer y su Nueva Medicina Germánica somos capaces de establecer una relación directa entre un conflicto no resuelto y su expresión en órganos y tejidos concretos. Según esta teoría todo se inicia en el foco, generado por un shock, que se ubica en una parte específica del cerebro. En función del tipo de conflicto y el significado biológico que éste tenga en nosotros, el foco estará situado en una zona u otra de nuestro órgano director, afectando de distintas maneras a unos tejidos determinados. Lo que le ocurre al tejido en concreto se determina también en NMG teniendo en cuenta el tipo de capa embrionaria a la que pertenece. A nivel de evolución de los seres vivos en la tierra sabemos que hay estructuras de tejidos más primitivas que otras, a cada uno de los tipos de tejido lo asociamos a una capa embrionaria según su procedencia. Esta clasificación determina la naturaleza del comportamiento de cada tejido frente a la resolución del conflicto.

Además, entendiendo esto y teniendo en cuenta las teorías epigenéticas, que nos hablan de cómo factores externos y nuestra percepción ante ellos afectan directamente en la transcripción de nuestros genes, llegamos muy fácilmente a la siguiente conclusión: nuestra genética no es la que nos determina al 100%, el medio que nos rodea tiene gran influencia en la manifestación (o no) de estos genes y, por lo tanto, también en nuestra conducta. Por esta razón nuestra percepción es la que es DETERMINANTE.

Entonces la realidad se torna relativa y siempre dependiente del filtro con el que la mires. La física cuántica nos ayuda a cuestionar nuestra percepción desarrollando experimentos en los que se demuestra que el mero hecho que exista un observador hace que lo que ocurre sea distinto. Por otro lado, el propio lenguaje es a su vez herramienta y límite de esta percepción. Es muy importante reconocer ese gran poder y arma de doble filo. Sería hilar mucho más fino si entrásemos más en esta relatividad de la existencia, y en el caso que nos ocupa nos del todo necesario, por sí lo es entender cuánto influye nuestra percepción en nuestro mundo interno, en nuestro sentir y en todo aquello que manifestamos.

El enfoque psicosomático no es una receta, no es intención de ningún terapeuta holístico definir cualquier dolencia con un diccionario. Aún así es una maravillosa herramienta para indagar y trabajar más allá de lo fisiológico. Recursos que una decide si tomar o dejar, y en mi caso decido llevármelos como parte de mi botiquín indispensable. El saber no ocupa lugar y es fácil comprobar la veracidad que esconden estas «teorías». Nos encontramos ante una mirada abierta que contempla la influencia de lo emocional y lo mental sobre lo material, y viceversa, sin olvidar nunca dar su lugar merecido a todas las ciencias.

Es un tema complejo que danza entre la biología, la química, la física, la psicología, la filología, la filosofía, y de forma general entre todas las percepciones de la vida. La magia está en salir de un solo foco de mira e integrar, integrar e integrar todo lo que nos construye! Puedo ayudarte en este proceso, darle más luz a lo que tu cuerpo te está expresando y, con ello, llegar más a tu interior. No dudes en solicitarme una consulta o compartir lo que necesites desde el apartado Contacta!

Scroll al inicio